viernes, 29 de septiembre de 2017

NOVENO DÍA-MISIONERA HASTA LA CONSUMACIÓN DE LOS SIGLOS

INTENCIÓN DEL DÍA. Por el universo entero, las necesidades más urgentes de la humanidad y por todos los que hemos orado con fervor estos nueve días junta a Teresa.




ORACION 

Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a los jóvenes y las jóvenes en formación, a las familias, a la vida consagrada, a quienes han perdido su fe y a toda la Iglesia.  Amen



HIMNO



MISIONERA HASTA LA CONSUMACION DE LOS SIGLOS
El deseo misionero que empezaba a ser una pequeña inquietud en el seno de la familia, se hace plena en su búsqueda en el Carmelo y desde la noche de la fe y su apertura a la voluntad de Dios se convierte en la actitud más trascendental y llena de plenitud, que envuelve el sentido de  toda su existencia y su apertura a la humanidad entera, abarcando generación tras generación. Actitud que solo puede salir de una fe y un amor purificado, capaz de tocar el umbral de la esperanza. Ser misionera hasta la consumación de los siglos. Lo que la lleva a la conciencia de que es posible, después de su muerte hacer caer una lluvia de rosas, porque precisamente, pasó haciendo el bien en la tierra.
Debería contentarme, Jesús mío, con ser vuestra esposa, con ser, por mi unión con Vos, la Madre de las almas; todo esto debería bastarme. Sin embargo de ello, siento en mí otras vocaciones: siento vocación de guerrero, de sacerdote, de apóstol, de doctor, de mártir... Quisiera ejercitar las obras más heroicas, me siento con el valor de un cruzado, quisiera morir en un campo de batalla por la defensa de la Iglesia.
¡La vocación de sacerdote! Oh, Dios mío, con qué amor os llevaría en mis manos, cuando a mi voz descendierais a ellas desde el cielo! ¡Con qué amor os daría a las almas! Pero, aunque deseando ser sacerdote, admiro y envidio la humildad de San Francisco de Asís y me siento capaz de imitarle, rehusando la sublime dignidad del sacerdocio. ¿Cómo, pues, juntar estos contrastes?
Quisiera iluminar a las almas como los profetas y los doctores. Quisiera recorrer la tierra predicando vuestro Nombre y plantar, Amado mío, en tierra infiel vuestra gloriosa cruz. Mas no me bastaría una sola misión, pues desearla poder anunciar a un tiempo vuestro Evangelio en todas las partes del mundo, hasta en las más lejanas islas. Quisiera ser misionera, no sólo durante algunos años, sino haberlo sido desde la creación del mundo y continuar siéndolo hasta la consumación de los siglos.
Mas ¡ay! sobre todo quisiera el martirio. ¡El martirio! Este ha sido el sueño de mi juventud; sueño que ha crecido conmigo en la celdita del Carmen. Pero esta es otra de mis locuras; no deseo un solo género de suplicio: para satisfacer mis anhelos, necesitaría padecerlos todos...

Como Vos, adorado Esposo de mi alma, quisiera ser azotada, crucificada... Quisiera morir despellejada como San Bartolomé; como San Juan, desearía que me sumergieran en aceite hirviendo; ser pulverizada por los dientes de las fieras, como San Ignacio de Antioquía, a fin de llegar a ser pan digno de Dios. Con Santa Inés y Santa Cecilia, quisiera ofrecer mi cuello a la cuchilla del verdugo, y como Juana de Arco, pronunciar el nombre de Jesús en una vivísima hoguera.
Si pienso en los tormentos atroces que padecerán los cristianos en tiempo del Anticristo, se estremece mi corazón; quisiera que se reservaran para mí aquellos tormentos. ¡Abrid, Jesús mío, el libro de la Vida, donde están consignadas todas las acciones de vuestros Santos: todas ellas quisiera haberlas yo llevado a cabo por vuestro amor!
¿Qué responderéis a todas mis locuras? ¿Existe en la tierra un alma más pequeña é impotente que la mía? Con todo, esta misma debilidad os ha movido a realizar mis pequeños deseos infantiles, y os hace colmar hoy otros deseos más grandes que el universo...

ILUMINACION BIBLICA. Lc 12,49

"«He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!" 

Silencio contemplativo
Como vives tu ser misionero en el día a día, de modo que esta actitud de vida trascienda por la humanidad y cada generación?


Intenciones del día.

Por la humanidad entera, para que llegue un día a experimentar, en su totalidad los frutos de la salvación de Cristo. OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Para que sigamos tomando consciencia del cuidado de la creación como parte del proyecto salvador que nos trajo Cristo. OREMOS

Por todos los fieles difuntos para Dios los reciba en su Reino y un día podamos nosotros cantar con ellos sus alabanzas. OREMOS

Por todos los misioneros y misioneras para que su entrega por el Reino trascienda hasta la consumación de los siglos.  OREMOS

Padre nuestro

Oración final

Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 


jueves, 28 de septiembre de 2017

OCTAVO DIA. MISION DESDE LA FE PURIFICADA

INTENCIÓN DEL DÍA. Por los enfermos, los moribundos y los que no tienen fe.



ORACION 

Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a los jóvenes y las jóvenes en formación, a las familias, a la vida consagrada, a quienes han perdido su fe y a toda la Iglesia.  Amen

 HIMNO

La fe purificada produce frutos de amor

Teresa de Lisieux constituye un caso paradigmático en la historia de la santidad o de la fe religiosa misma. Ella ha empleado su corta existencia con total intensidad en descubrir el rostro de Dios como amor misericordioso, al que se va en confianza y amor, y ha terminado su vida en un «te amo» en medio de un silencio donde sólo parecen presentes los dolores físicos de la enfermedad mortal y los sufrimientos espirituales. Ella llega a la experiencia total de la nada: nada por la enfermedad, nada por la lucidez de su pequeñez espiritual, nada por la ausencia de experiencias y luces espirituales. Ante ello no desespera, sino que recibe la conciencia de su nada como una luz, y afirma que durante este tiempo ha recibido particulares luces para comprender el amor fraterno, e incluso halla modo de alegrarse por la oportunidad de amar sin satisfacciones.
«Si oscuras nubes ocultan al Astro del Amor, el pajarito no cambia de sitio, sabe que más allá de las nubes su Sol sigue brillando. (...) A veces, es cierto, el corazón del pajarito se ve asaltado por la tempestad, le parece que no cree que exista nada más que las nubes que le envuelven; es entonces el momento del gozo perfecto para el pobre y débil ser. ¡Qué felicidad para él seguir allí a pesar de todo, mirar fijamente la luz invisible que se sustrae a su fe!...»
«Permitió que mi alma fuera invadida por las más espesas tinieblas y que el pensamiento del cielo, tan dulce para mí, no fuera en adelante sino motivo de lucha y tormento». Le parece que las tinieblas, como imitando la voz de los incrédulos, le dicen: «Sueñas con la posesión eterna del Creador de todas estas maravillas. (...) Adelante, adelante, alégrate de la muerte, que te dará, no lo que tú esperas, sino una noche más profunda todavía, la noche de la nada»
A una religiosa que le había referido un sueño relativo a Teresa, le respondió: «Si supieras el bien que me haces. ¿No te he hablado del estado de mi alma? (...) Yo no creo en la vida eterna, me parece que después de esta vida mortal no hay nada más» (...). «Lo que acabas de contar es exactamente el estado de mi alma. La preparación que se me hace y sobre todo la puerta negra es justamente la imagen de lo que pasa en mí. No has visto sino el rojo en esta puerta tan sombría, es decir que todo ha desaparecido para mí y que no me queda más que el amor»
Pero el amor de Teresa a Dios crece incluso en este vacío, un amor que es percibido al mismo tiempo como respuesta al amor recibido, al amor que la ama. Hay una evidencia del amor presente, que no tiene que esperar al futuro para su propia realización. En este sentido, queda el amor, cuando todo ha desaparecido. «Después de todo, me da igual vivir que morir. No veo bien qué tendría en el cielo que no tenga ya en esta vida. Veré al buen Dios, ¡es verdad!, pero en cuanto a estar con él, ya lo estoy completamente en la tierra».
ILUMINACION BIBLICA. 1 Pedro 1,6-7

"Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas, 7.a fin de que la calidad probada de vuestra fe, más preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la Revelación de Jesucristo." 

Silencio contemplativo
Medita en la vivencia de tu fe, si ha sido o no purificada, frutos de amor

Intenciones del día.

Por todos los enfermos y los moribundos para que experimenten la fuerza de Dios y  cercanía de sus hermanos como experiencia de fe.    OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Por los que no han creído en el Evangelio, y por los que han perdido su fe, para que abiertos a la gracia se reencuentren con Aquel que da sentido a su vida. OREMOS

Por los que están pasando por momentos difíciles,  por los que experimentan la noche de la fe. OREMOS

Por los que han sido victimas de las catástrofes naturales de estos últimos meses, para que en medio del dolor su fe se vea fortalecida. OREMOS

Padre nuestro

Oración final

Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 



martes, 26 de septiembre de 2017

SEPTIMO DIA-SANTIDAD ES MISION

INTENCIÓN DEL DÍA. Por todos los cristianos del mundo, que escuchen y hagan realidad su llamado a la santidad. 

ORACION 

Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a los jóvenes y las jóvenes en formación, a las familias, a la vida consagrada, y a toda la Iglesia.  Amen

 HIMNO



LA SANTIDAD ES PARA TODOS
La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que somos demasiado poco y demasiado débiles para convertirnos en santos, y aun así, desde el Concilio Vaticano II, se nos ha recordado que  todos estamos llamados a la santidad.
Santa Teresita del Niño Jesús sabía que ella era demasiado débil para convertirse en una gran santa, y aun así permitió a Dios realizar su proyecto en ella. 

¡Oh, Jesús, mi primer y único amigo, el UNICO a quien yo amo!, dime qué misterio es éste. ¿Por qué no reservas estas aspiraciones tan inmensas para las almas grandes, para las águilas que se ciernen en las alturas...? Yo me considero un débil pajarito cubierto únicamente por un ligero plumón. Yo no soy un águila, sólo tengo de águila los ojos y el corazón, pues, a pesar de mi extrema pequeñez, me atrevo a mirar fijamente al Sol divino, al Sol del Amor, y mi corazón siente en sí todas las aspiraciones del águila... 
El pajarillo quisiera volar hacia ese Sol brillante que encandila sus ojos; quisiera imitar a sus hermanas las águilas, a las que ve elevarse hacia el foco divino de la Santísima Trinidad... Pero, ¡ay,! lo más que puede hacer es alzar sus alitas, ¡pero eso de volar no está en su modestopoder! 

A lo largo de sus escritos podemos encontrar 4 herramientas para escalar la santidad.

1.- No quites tu mirada de la meta que es Dios.  Confía, si caes empieza de nuevo
"El buen Dios no exige más de ti que buena voluntad… pronto, movido por tus inútiles esfuerzos, Él descenderá, tomándote en sus brazos, Él te llevará hacia arriba."
¿Qué será de el pajarillo debil? ¿Morirá de pena al verse tan impotente...? No, no, el pajarillo ni siquiera se desconsolará. Con audaz abandono, quiere seguir con la mirada fija en su divino Sol. Nada podrá asustarlo, ni el viento ni la lluvia. Y si oscuras nubes llegaran a ocultarle el Astro del amor, el pajarito no cambiará de lugar: sabe que más allá de las nubes su Sol sigue brillando y que su resplandor no puede eclipsarse ni un instante.
2.- Comienza por pequeños actos
Yo lo he visto por experiencia: cuando no siento nada, cuando soy INCAPAZ de orar y de practicar la virtud, entonces es el momento de buscar pequeñas ocasiones, naderías que agradan a Jesús más que el dominio del mundo e incluso que el martirio soportado con generosidad. Por ejemplo, una sonrisa, una palabra amable cuando tendría ganas de callarme o de mostrar un semblante enojado, etc., etc. ¿Comprendes, Celina querida? No es para labrar mi corona, para ganar méritos, es por agradar a Jesús… Cuando no tengo ocasiones, quiero al menos decirle muchas veces que le amo.
3.- Haz tu oración con simpleza
"Para mí, la oración es un impulso del corazón; se trata de una sencilla mirada lanzada al cielo, es un grito de reconocimiento y amor, tanto en la prueba como en la alegría." Santa Teresa de Lisieux
4.- Céntrate en amar a Dios, y no solo en tus fallas.
Sin embargo, después de todas sus travesuras, el pajarillo, en vez de ir a esconderse en un rincón para llorar su miseria y morirse de arrepentimiento, se vuelve hacia su amado Sol, expone a sus rayos bienhechores sus alitas mojadas, gime como la golondrina; y, en su dulce canto, confía y cuenta detalladamente sus infidelidades, pensando, en su temerario abandono, para adquirir así un mayor dominio, atraer con mayor plenitud el amor de Aquel que no vino a buscar a los justos sino a los pecadores..

ILUMINACION BIBLICA. Lev. 19,2

“Sed santos porque, yo, Yahvé vuestro Dios soy Santo” 

Silencio contemplativo

Qué tan serio tomo el llamado a la santidad en el día a día?

Cuáles son las dificultades más grandes que encuentro en mi persona para alcanzar la santidad y que luces da la santa para lograrlo?

Intenciones del día.

Por todos los cristianos, para que nuestra única meta sea la de ser santos como Dios es santo.   OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Para que no nos desanimemos por nuestras limitaciones y flaquezas, sino que confiados en la misericordia de Dios podamos un día parecernos a El. OREMOS

Por todos los que pronto recibirán los sacramentos de iniciación cristiana, para que experimenten frutos de santidad en ellos. OREMOS

Padre nuestro

Oración final

Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 

SEXTO DIA-MISION ES SER CON LA IGLESIA

INTENCIÓN DEL DÍA. Por el papa Francisco y la Iglesia universal.

ORACION 
 Oh Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a los jóvenes y las jóvenes en formación, a las familias, a la vida consagrada, y a toda la Iglesia.  Amen

 HIMNO


SENTIR CON LA IGLESIA

Abro las cartas de San Pablo buscando una respuesta. Los capítulos 12 y 13 de la primera carta a loa Corintios se abren ante mis ojos… Leo, en el primero, que todos no pueden ser apóstoles, profetas, doctores, etc., que la Iglesia se compone de diferentes miembros y que el ojo no puede ser al mismo tiempo la mano… La respuesta era clara , pero no colmaba mis deseos y no me daba la paz… como Magdalena, siempre inclinada junto a la tumba vacía, terminó por encontrar lo que buscaba, así, descendiendo hasta las profundidades de mi nada, llegué tan alto que puede alcanzar mi objetivo… Sin desanimarme, continué mi lectura y esta frase me consoló: “buscad con ardor los DONES MÁS PERFECTOS; pero ahora voy a mostraros un camino más excelente” (1Co 12, 31). Y explica el Apóstol cómo los dones más PERFECTOS no son nada sin el AMOR… Que la caridad es el CAMINO EXCELENTE para ir con seguridad a Dios.
Había encontrado por fin el descanso… Pensando en el cuerpo místico de la Iglesia, no me reconocí en ninguno de los miembros descritos por San Pablo, o, mejor dicho, quería reconocerme en todos… La caridad me dio la clave de mi vocación. Comprendí que la Iglesia tenía un cuerpo, compuesto por diferentes miembros; el más necesario, el más noble de todos no podía faltarle; comprendí que la Iglesia tenía un corazón, y que este corazón estaba ARDIENDO de AMOR. Comprendí que sólo el amor hace obrar a los miembros de la Iglesia, que si el amor se apagase, los apóstoles no predicarían el Evangelio, los mártires rehusarían derramar su sangre… ¡Comprendí que EL AMOR ENCIERRA TODAS LAS VOCACIONES, QUE EL AMOR LO ES TODO, QUE ABARCA TODOS LOS TIEMPOS Y LUGARES… EN UNA PALABRA, QUE ES ETERNO!…

Entonces en un exceso de alegría delirante, me dije: ¡Oh, Jesús, Amor mío… he encontrado por fin mi vocación, MI VOCACIÓN ES EL AMOR!… ¡Sí, he encontrado mi puesto en la Iglesia y este puesto , ¡oh, Dios mío!, me lo habéis dado vos.. en el corazón de la Iglesia, mi Madre, yo seré el Amor… así lo seré todo… así se realizará mi sueño!…


ILUMINACION BIBLICA. 1 Cor 13,1-3

Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor, nada soy. 3Y si repartiera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

Silencio contemplativo

Como vivo cada día mi sentido de pertenencia a la Iglesia, como miembro responsable y activo en ella?
Como se han ido desarrollando en mi las tres virtudes teologales, especialmente la del amor, en el día a día de mi vida?

Intenciones del día.

Por la Iglesia en el mundo entero para que nunca pierda su esencia misionera y sea cercanía del amor misericordioso de Dios en todos los rincones de la tierra.  OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Por el papa Francisco y todos los obispos del mundo para que sean con su vida y palabra, pastores que sepan apacentar el rebano a las aguas frescas del amor de Dios. OREMOS

Por todos los miembros de la Iglesia, para que se tomen en serio su vocación y el lugar que ocupan en ella,  de modo que, junto al testimonio, se  comprometan mas con los ministerios  de esta. OREMOS

Que los miembros de la Iglesia más vulnerables, los más 
pobres, los que se sientan solos y desamparados encuentren en la Iglesia una madre que los acoge, así como solidaridad y empatía a su sufrimiento. OREMOS

Padre nuestro

Oración final

Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 

lunes, 25 de septiembre de 2017

QUINTO DIA-MISIONERA EN CONSTANTE BUSQUEDA

INTENCIÓN DEL DÍA. Por las jóvenes y los jóvenes en formación al sacerdocio y a la vida consagrada.

ORACION 

Oh Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a los jóvenes y las jóvenes en formación, a las familias, a la vida consagrada, y a toda la Iglesia.  Amen

 HIMNO


Su gran encuentro en la cotidianidad del Carmelo
Oigamos cómo nos refiere la Santa la manera cómo ella encontró este camino o ascensor que nos enseña, para que podamos subir hasta Jesús, aunque seamos pequeños y débiles en la virtud.
"Mi constante deseo -dice ella  ha sido siempre llegar a santa, mas ¡ay! cuantas veces me he comparado con los santos, he constatado siempre que entre ellos y yo existe la misma diferencia que observamos en la naturaleza entre una montaña cuya cumbre se pierde en las nubes y el obscuro grano de arena, pisado por los viandantes."
"En vez de desalentarme, me he dicho: Dios no inspira deseos irrealizables; puedo, pues, a pesar de mi pequeñez, aspirar a la santidad. ¡Engrandecerme, es imposible! He de soportarme tal como soy, con mis innumerables imperfecciones; pero quiero buscar la manera de ir al cielo, por un caminito muy recto, muy corto, por un caminito enteramente nuevo. Estamos en un siglo de inventos; hoy día, no es menester ya fatigarse en subir los peldaños de una escalera; en las casas ricas hay un ascensor que lo sustituye con ventaja. Quiero también encontrar un ascensor para re montarme hasta Jesús, puesto que soy demasiado pequeña para subir por la ruda escalera de la perfección."
"He pedido. entonces, a los Libros Santos que me indiquen el ascensor deseado, y he encontrado estas palabras pronunciadas por boca de la misma Sabiduría eterna: Si alguno es pequeñito que venga a mi. Me he acercado, pues, a Dios, adivinando que había encontrado lo que buscaba, y, al querer saber lo que hará Dios con el pequeñito, he proseguido buscando, y he aquí lo que he encontrado: Como una madre acaricia a su hijito, así os consolaré yo: a mi pecho seréis llevados, y os acariciaré sobre mis rodillas".
"¡Ah!, nunca habían venido a alegrar mi alma unas palabras tan tiernas y tan melodiosas. El ascensor, que me ha de subir al cielo, son vuestros brazos, ¡oh, Jesús! Para esto, no tengo ninguna necesidad de crecer, antes, al contrario, conviene que continúe siendo pequeña y, cada día, lo sea más. ¡Oh Dios mío!, habéis ido más lejos de lo que yo esperaba, y quiero cantar vuestras misericordias: Vos me habéis instruido desde mi juventud, y hasta ahora he publicado vuestras maravillas: yo continuaré publicándolas hasta mi extrema vejez".
Esta relación, tan ingenua como sugestiva, se completa con una definición que ella misma nos da de la infancia espiritual, según consta en Novissima Verba, de agosto. Preguntada sobre lo que ella quería significar, en la frase, permanecer niño pequeño delante de Dios, respondió la Santa:
"Es reconocer su nada, esperarlo todo del buen Dios, como un niño pequeño lo espera todo de su padre, es no inquietarse de nada, no buscar fortuna. Hasta entre los pobres se da al niño lo que le es necesario pero en cuanto se hace mayor, su padre ya no quiere mantenerle más y le dice: "Trabaja ahora, tú te puedes ya bastar a ti mismo." Para no oír jamás tales palabras, por eso no he querido ser nunca mayor, sintiéndome incapaz de ganarme la vida, la vida eterna del Cielo. Me he quedado siempre pequeña, no teniendo otra ocupación que la de coser flores, las flores del amor y del sacrificio y ofrecerlas al buen Dios para complacerle.
"Ser pequeño, es también no atribuirse a si mismo las virtudes que uno practica, creyéndose capaz de alguna cosa, antes bien reconocer que el buen Dios pone este tesoro de la virtud en la mano de su pequeño hijo para que se sirva de él cuando lo necesite; pero siempre es el tesoro del buen Dios. En fin, es no desanimarse poco ni mucho por sus faltas, porque los niños caen a menudo, pero son demasiado pequeños para hacerse mucho daño"'

ILUMINACION BIBLICA. Isaías 49,15-16

¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré. 
He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado; tus muros están constantemente delante de mí. 


Silencio contemplativo

Cuál es mi relación con Dios y como permito que sea El, el principal formador, autor y guía de mi vida?

Que significa para mí el camino de la infancia espiritual y como lo puedo hacer vida?

Intenciones del día.

Por todos los jóvenes y las jóvenes en formación a la vida consagrada y al sacerdocio, para que permitan a Dios ser su principal formador desde la actitud de un niño que deja a Dios hacer su obra en ellos. OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Para que la  vida consagrada, no se canse de estar en constante formación que busca lo esencial, desde la confianza de un niño a su Padre Dios. OREMOS.

Por todos los formadores y formadoras, por los directores espirituales  y promotores vocacionales, para que su vida sea también un constante dejar que Dios actué en ellos y desde ahí,  se puedan maravillarse ante lo que Dios hace en el caminar de los formandos. OREMOS

Padre nuestro

Oración final
Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 


domingo, 24 de septiembre de 2017

CUARTO DÍA. MISIÓN CUMPLIDA EN EL CARMELO

INTENCIÓN DEL DÍA. Por las vocaciones sacerdotales y religiosas

ORACION 

Oh Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardientes deseos que  mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros, a las familias para que sean frutos de abundantes vocaciones misoneras, a la vida consagrada, y a toda la Iglesia.  Amen


 HIMNO



UN DESEO MISIONERO REALIZADO EN EL  CARMELO.

A los 14 años, Teresita, amante de las lecturas de los misioneros y misioneras, al terminar, de leer los Anales Misioneros de la Propagación de la Fe, siente un vehemente impulso de imitar a aquellas religiosas que han partido a la búsqueda de los que todavía no conocían a Cristo. Las admira y comienza ya a sentir el deseo de hacerse religiosa de las Misiones Extranjeras de París. 
Le entusiasmaban aquellas crónicas que tan bien sintonizaban con aquel hervor que bullía en su interior. En un momento siente como un estallido en su corazón, y después de un silencio profundo exclama: «¡Qué violento deseo siento de ser misionera! ¿Qué sucedería si lo reavivase aún más con la visión directa de ese apostolado? Me haré Carmelita… para sufrir más y con esto salvar más almas» (Consejos y recuerdos). 
A la edad de 15 años y tres meses, tras un proceso de búsqueda y espera,  emprende la subida al Carmelo en el convento de Lisieux. Allí, efectivamente, reaviva el deseo de ser misionera cuando escucha la historia del convento que esa comunidad había fundado en Indochina, en la ciudad de Saigón, trece años antes de nacer ella.  La semilla caía en tierra buena y todos los relatos contados en su convento de lo que había venido sucediendo, enardecían más cada día esos vehementes deseos que la joven religiosa sentía por la salvación de las almas. «Desearía ser enviada al Carmelo de Hanoi para sufrir mucho por Dios. Si me curo, quisiera ir allí para vivir enteramente sola, sin alegría ni consuelo alguno en la tierra. Ya sé que Dios no necesita de nuestras obras, y aun estoy segura de que allí no prestaría yo servicio alguno, pero sufriría y amaría. Esto es lo que cuenta a los ojos de Dios» (Últimas conversaciones, 15 de mayo).



ILUMINACION BIBLICA. Mt 29,19

Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Silencio contemplativo

Como puedo ser parte activa en la historia misionera de la Iglesia, que se ha venido realizando desde la entrega de tantos hombres y mujeres? Que inquietud despierta Jesús en mi interior?

Intenciones del día.

Para que las nuevas generaciones sean capaces de seguir haciendo historia misionera de la Iglesia, con su respuesta al llamado de Jesús. OREMOS

Por intercesión de santa Teresita, envíanos tu lluvia de rosas

Por los rincones del mundo, en donde hace más falta presencia de la Iglesia y anuncio de tu Evangelio. OREMOS.

Para que las comunidades religiosas sean capaces de dar testimonio alegre, de vivencia del evangelio y entrega misionera, de modo que despierten en las nuevas generaciones el deseo de seguir a Cristo. OREMOS

Padre nuestro

Oración final

Padre bueno, que por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón, para poner en Ti, nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado la admirable misión de amarte y hacerte amar, para acercar a ti día tras a quienes desde la sencillez y humildad siguen  como ella,  el camino de la confianza y el abandono. Por Jesucristo nuestro Señor. AMEN 

LA VIDA CONSAGRADA A TRAVES DE LOS TIEMPOS

  La vida consagrada a través de los tiempos Desde el antiguo monacato en el desierto hasta las formas contemporáneas de la vida religiosa, ...