jueves, 6 de diciembre de 2018

ADVIENTO Y VOCACION

Comien­za el tiem­po de Ad­vien­to. No os sor­pren­da que le dé el ca­li­fi­ca­ti­vo que apa­re­ce en el tí­tu­lo de esta car­ta, por­que la re­fe­ren­cia al “Año pas­to­ral dio­ce­sano vo­ca­cio­nal”, ob­je­ti­vo del pre­sen­te cur­so, no está al mar­gen del re­cuer­do y de la ce­le­bra­ción del mis­te­rio de Cris­to que nos pro­po­ne y fa­ci­li­ta la li­tur­gia de la Igle­sia. ¿No es el Ad­vien­to el “tiem­po de la es­pe­ran­za”? Esto lo sa­ben muy bien to­dos los cris­tia­nos que par­ti­ci­pan, al me­nos cada do­min­go, en el iti­ne­ra­rio es­pi­ri­tual que nos per­mi­te pro­gre­sar  en la vida cris­tia­na.

El Ad­vien­to po­see una muy efi­caz pe­da­go­gía ca­te­qué­ti­ca y exis­ten­cial, en lí­nea con una di­men­sión que los que co­no­cen bien su sig­ni­fi­ca­do de­no­mi­nan “mis­té­ri­ca”, por­que in­tro­du­ce en el “mis­te­rio de Je­su­cris­to” de una ma­ne­ra vi­tal y exis­ten­cial a los que pro­cu­ran ce­le­brar el año li­túr­gi­co cons­cien­te­men­te y en pro­fun­di­dad. Es, ade­más, un tiem­po muy pe­da­gó­gi­co por­que nos si­túa en la ex­pec­ta­ti­va de la ce­le­bra­ción de la Na­vi­dad con to­das sus con­no­ta­cio­nes fes­ti­vas y ale­gres. Lo más pro­ve­cho­so del Ad­vien­to lo per­ci­bi­mos en la me­di­da en que nos de­ja­mos con­du­cir por su mis­ma di­ná­mi­ca re­for­zan­do las di­men­sio­nes que es pre­ci­so te­ner pre­sen­tes en este tiem­po li­túr­gi­co.
Esto es así en toda vo­ca­ción cris­tia­na, tan­to en la vo­ca­ción ge­ne­ral a vi­vir como hi­jos de Dios, re­di­mi­dos y ama­dos por Él, como en las vo­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que han na­ci­do y se desa­rro­llan en la vida de la Igle­sia: la vo­ca­ción sa­cer­do­tal, la vo­ca­ción a la vida con­sa­gra­da y la vo­ca­ción al lai­ca­do y al apos­to­la­do se­glar. No hay que ol­vi­dar que en Ad­vien­to se nos pro­po­nen al­gu­nas fi­gu­ras de ex­tra­or­di­na­rio va­lor para  nues­tra vida cris­tia­na: el pro­fe­ta Isaías, Juan El Bau­tis­ta y, muy es­pe­cial­men­te, la Vir­gen Ma­ría. Tres mo­de­los que lle­nan de con­te­ni­do este tiem­po pre­vio a la Na­vi­dad y que cons­ti­tu­yen una re­fe­ren­cia es­pi­ri­tual in­ten­sa para la aco­gi­da del Se­ñor en sus su­ce­si­vas ve­ni­das: la que fue anun­cia­da por los pro­fe­tas en el An­ti­guo Tes­ta­men­to (Isaías es el más sig­ni­fi­ca­ti­vo); la que pre­ce­dió al na­ci­mien­to de Cris­to y a su en­tra­da en la vida pú­bli­ca (el Bau­tis­ta); y la que se pro­du­jo en el acon­te­ci­mien­to o mis­te­rio de la en­car­na­ción (Ma­ría).
Cada una de es­tas “fi­gu­ras” re­pre­sen­ta una vo­ca­ción sin­gu­lar, aun­que en las tres se ad­vier­ten coin­ci­den­cias muy im­por­tan­tes. Pri­me­ra­men­te la lla­ma­da de Dios para una mi­sión sin­gu­lar: la del pro­fe­ta que pre­di­ce el acon­te­ci­mien­to, la del men­sa­je­ro que va de­lan­te y la más her­mo­sa de to­das, la de la Ma­dre que lo da a luz. Y des­pués la gra­cia di­vi­na es­pe­cial que acom­pa­ña a cada vo­ca­ción, pero ac­tuan­do en las tres el mis­mo Es­pí­ri­tu San­to que ilu­mi­na al pro­fe­ta, for­ta­le­ce al tes­ti­go y rea­li­za el mis­te­rio.
Y el Es­pí­ri­tu San­to si­gue ac­tuan­do hoy de la mis­ma ma­ne­ra: lla­man­do, eli­gien­do y acom­pa­ñan­do. Y todo esto en el mar­co del año li­túr­gi­co o, lo que es lo mis­mo, con­ti­nuan­do la his­to­ria de la sal­va­ción. Por eso vi­vir el Ad­vien­to con­sis­te en es­tar aten­tos a la po­si­ble lla­ma­da del Se­ñor como el pro­fe­ta, en es­tar dis­po­ni­bles para pa­sar a la ac­ción como el Bau­tis­ta y en de­cir “sí” como Ma­ría. No lo ol­vi­de­mos: el año li­túr­gi­co es es­truc­tu­ral­men­te un “iti­ne­ra­rio vo­ca­cio­nal”: es la ce­le­bra­ción de la his­to­ria de la lla­ma­da de Dios y de la res­pues­ta de la Igle­sia. 
Vi­vá­mos­lo to­dos así y pro­cu­re­mos dar tes­ti­mo­nio de esta rica ex­pe­rien­cia. Fe­liz y pro­ve­cho­so Ad­vien­to vo­ca­cio­nal para to­dos:
+ Ju­lián Ló­pez,
Obis­po de León

LA VIDA CONSAGRADA A TRAVES DE LOS TIEMPOS

  La vida consagrada a través de los tiempos Desde el antiguo monacato en el desierto hasta las formas contemporáneas de la vida religiosa, ...