lunes, 27 de marzo de 2017

VOCACION ILUMINADA

VOCACION ILUMINADA. 4º Domingo de Cuaresma (VISIÓN)


 El que verdaderamente “ve” ha alcanzado la fe. Responder a la llamada es culmen de un proceso de recuperación de la visión, de corrección de las distorsiones perceptivas. Pues al final es Jesús mismo la luz.

* El ciego de nacimiento es un paradigma de la ceguera humana, una ceguera contagiosa. Vemos poco y mal. Nos fijamos en las apariencias. No conocemos en profundidad a los demás. Y nos conocemos demasiado poco a nosotros mismos. No acabamos de entender el sentido de la vida, ni el sentido de nuestra vida. Y andamos desorientados (sin caminos) y desanimados (sin fuerzas)

Las causas de nuestras cegueras son muchas:
- Los prejuicios que nos hacen ver las cosas de un solo color (negro, o rosa, o gris...)
- El egoísmo que no nos deja ver otra cosa distinta que a nosotros mismos
- La miopía de quien ve las cosas sólo de tejas abajo y no descubre al Señor por ningún sitio
- El daltonismo de la confusión que nos lleva a no saber distinguir lo que es verdaderamente bueno o malo para nosotros.
- Las cataratas de lo agobios y de las prisas que nos llevan a fijarnos solamente en el trabajo
- El sueño que nos mantiene con los ojos ciegos al sentido de la vida... y un sin fin de enfermedades oculares más.

Sólo Jesús puede curar al ciego de nacimiento. Sólo Jesús puede librarnos de nuestras oscuridades. Pero necesitamos la fe. Hemos de creer en su palabra y dejarnos llevar a la piscina. La piscina es la Iglesia y sus aguas salvadoras son el bautismo. Con los ojos del corazón limpios y con el corazón nutrido con esa presencia amiga del Maestro podemos ir por la vida sin tropezar, con sentido y orientación, con ánimos. El camino vocacional en si, es un caminar en la luz, un proceso de conversión cuya respuesta, entre mas autentica sea mas te acercas a la luz y mas te conviertes en luz para los demás. 

Por la fe se nos concede un exceso de luz, por el que podemos reconocer a Cristo en sus diversas presencias (en el hermano, en el pobre y necesitado, en la eucaristía, en la Palabra, en la Comunidad reunida en su nombre, en el fondo de sí mismo...) y hacerse sensible a sus llamadas e invitaciones, hasta arriesgar la propia vida. Con la luz y la fuerza del Señor llegamos a ser también luz para curar a los demás ciegos y nos convertimos en instrumentos de salvación y ese es el sentido de una respuesta vocacional. 

miércoles, 22 de marzo de 2017

CUARESMA VOCACIONAL III

VOCACION ACOMPAÑADA

3º Domingo de Cuaresma (DIÁLOGO)

La samaritana descubrió su misión evangelizadora en proceso de diálogo, difícil pero sincero, con Jesús. El discernimiento fue el resultado. Se acercó desafiante y salió entusiasmada. Se podría indicar este sentido colocando sobre el camino un CÁNTARO VACÍO, junto a un POZO o una FUENTE que mana continuamente
Región de Samaría. Un día de calor. Una mujer va a sacar agua. En el brocal del pozo está sentado un judío. Tiene cara de paz. No le importa nada. Sólo le importa lo esencial. Es un hombre extraño: Ama; no atrapa. Es un hombre sorprendente: no pide lo que piden todos los hombres; este hombre lleva a la persona a su verdad, a su intimidad, a su propia responsabilidad. Este hombre es la Verdad, dice la Verdad y pone en camino hacia la Verdad. No se ha visto un caso semejante.
Y ello penetra al sentido de nuestra vida, a nuestra vocación, a esa llamada que desde lo más profundo nos está afectando. Porque todos somos sedientos de vida. Pero no hacemos nada más que beber en aguas que no quitan la sed:

- Sentimos necesidad de amor, pero bebemos egoísmo para aplacar la sed.
- Sentimos necesidad de felicidad y bebemos entretenimientos pasajeros.
- Sentimos necesidad de hondura y nos alimentamos de superficialidad que vacía el corazón

Quien se acerca a este Hombre experimenta que lo esencial es lo único que quita la sed. Más aún, sentimos como la Samaritana que lo fundamental es creer en Él y seguir sus pasos.



Tu a que agua te acercas? Desde donde buscas dar sentido a tu vocación? 

viernes, 10 de marzo de 2017

CUARESMA VOCACIONAL II

VOCACION SEDUCIDA

Continuamos con tu cuaresma vocacional desde el segundo domingo!

Evangelio según San Mateo 17,1-9. 

Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado.  Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz. 
De pronto se les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Jesús. 
Pedro dijo a Jesús: "Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres, levantaré aquí mismo tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". 
Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y se oyó una voz que decía desde la nube: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta mi predilección: escúchenlo". 
Al oír esto, los discípulos cayeron con el rostro en tierra, llenos de temor. 
Jesús se acercó a ellos y, tocándolos, les dijo: "Levántense, no tengan miedo". 
Cuando alzaron los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús solo. 
Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó: "No hablen a nadie de esta visión, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos".
 


Podemos meditar este Evangelio  en el contexto vocacional desde tres verbos:

·       ACOMPAÑAR A JESÚS: Jesús vive las experiencias más intensas de su vida y las comparte con sus amigos más íntimos. Estos amigos han sentido el llamado a seguirlo y han hecho camino con El, aun cuando no se acabe de comprender su proyecto.  Es esencial en  el Jesus de ayer,  hoy y siempre el buscar estos amigos. ¿Te ha puesto a pensar alguna vez, si eres parte de estos amigos?

·       SUBIR: Jesús, además, es el maestro de los desplazamientos. Invita a ponerse en movimiento, a caminar hacia arriba, por encima de las preocupaciones que anestesian la vida. El amor es presuroso. Y a   ti también te llama: ¡Sal de lo normal¡ !Camina hacia arriba y hacia delante¡ !Muévete! ¡No te conformes! ¡Imagina!. !Sueña¡ ¡Atrévete!.

·       CONTEMPLAR: En la intimidad Jesús se muestra tal y como es, sin disfraces. Con un destello manifiesta su identidad. Es el Señor, el Hijo de Dios que tiene palabras de vida. Su secreto gira en torno a su muerte y resurrección, tema del que habla con Moisés y Elías. Nos sitúa en el centro de la revelación, el núcleo mismo de la Escritura. Ese mensaje es el que comparte a sus seguidores, para que tambien identificados lo lleven a la humanidad.  Lo reconocen  como tal quien ha sido sorprendidos por la gloria de Jesús, seducidos por él. Hay algo de esto en tu corazón?



·       BAJAR: Cuando Jesús lleva a sus amigos a la intimidad con El, invita a regresar de nuevo al mundo de los hombres y mujeres, a la realidad, a sus necesidades, pues lo que le interesa es que compartamos esta experiencia de encuentro con El.  El discípulo vuelve con un secreto dentro. Guarda un fuego que le quema las entrañas. Vuelve al mundo, pero ya no es del mundo. En su corazón lleva grabada una cruz brillante.

sábado, 4 de marzo de 2017

MI CUARESMA VOCACIONAL





PRIMER DOMINGO DE CUARESMA



EVANGELIO: Mateo 4,4-11 



 Un Espacio para ti que disciernes tu vocación, y te planteas la vida consagrada o sacerdotal.

REFLEXION.
Las tentaciones que Jesús sufre son mesiánicas. Afectan a su vocación (la escucha de la palabra) y a su misión (la forma de dar cumplimiento a esa palabra)
Toda vocación pasa por momentos de crisis y de tentaciones. Las tentaciones no son  enfermedad espiritual, sino un peldaño de ascenso en la vida vocacional, en camino a la santidad. En el caminar de tu búsqueda podrías encontrar las mismas tentaciones que tuvo Jesús antes de iniciar la misión que el Padre le encomendaba y en respuesta a su vocación.


 La primera tentación mueve a despreciar la Palabra y a conformarse con el Pan. Dios no nos tiene nada que decir. Lo importante es satisfacer nuestras necesidades, gustos, apetencias.  Estos son los que mueven las grandes y pequeñas decisiones. Esta te aleja de optar por una vida de obediencia a la voluntad del Padre (voto de obediencia) 



La segunda tentación aspira al espectáculo, a una vida cristiana de ensueño, a la evitación de todo sufrimiento y obstáculo, al éxito fácil, a seguir al Maestro sin cargar la cruz. No existe ninguna vocación sin cruz. Esta te aleja de optar por una vida totalmente para Dios (voto de castidad) 








La tercera tentación presenta la seducción de las riquezas, del prestigio, de la fama, del poder, del esplendor, de la popularidad, del lujo... como los objetivos primeros de la vida. * Todo eso es humo que se lleva el viento. Sólo Dios basta. Desde Él hemos de vivir la vida. Esta  te aleja de optar por una vida pobre, en dependencia de sólo Dios. (voto de pobreza )


Vemos que  Jesús no razona con tentador. Lo rechaza. Sabe que es muy astuto y como padre de la mentira sabe engañar. Ante el tentador sólo cabe el rechazo inmediato y la obediencia a la Palabra, confianza en que sólo el basta y abandono en su plan.



LA VIDA CONSAGRADA A TRAVES DE LOS TIEMPOS

  La vida consagrada a través de los tiempos Desde el antiguo monacato en el desierto hasta las formas contemporáneas de la vida religiosa, ...